Herencia Genética: qué es y cómo me afecta

julio 02, 2021

¿Alguna vez te han dicho “tienes los ojos de tu madre”, “tienes el mismo carácter que tu padre” o “eres clavadito a tu tío”? Pues no son sólo formas de hablar, sino que hay todo una ciencia especializada en ello: la herencia genética.

La herencia genética estudia cómo se transmiten ciertos caracteres hereditarios de generación en generación. Es decir, cómo algunas características fisiológicas, morfológicas o bioquímicas son transmitidas de padres a hijos en el proceso de fecundación. Toda esta información que se transmite es lo que se conoce como material genético y contiene información sobre el color del pelo, los ojos, la altura, las capacidades físicas, la predisposición a ciertas enfermedades e incluso nuestro carácter. Todo está en el ADN.

Pero, ¿Cómo funciona la herencia genética?

Todos recibimos material genético de nuestros progenitores y este material se organiza mediante genes. Los genes son unidades de almacenamiento de información genética. Es decir, son segmentos de ADN que reflejan una función representada, como el color del pelo, la probabilidad de tener miopía o la predisposición a engordar con facilidad.

A su vez cada gen contiene dos copias o alelos, pues cada una procede de un progenitor. Si estos alelos sufren algún error o mutación genética es posible que los padres transmitan a sus hijos algunas enfermedades genéticas. Estas podrían llegar a desarrollarse o no en función de diversos aspectos y condicionantes.

Hay diversos patrones de herencia genética que debemos tener en cuenta, ya que una enfermedad puede ser:

  • Autosómica dominante: En este caso un alelo domina sobre el otro. Si éste está mutado hay un 50% de posibilidades de que la enfermedad se transmita a la descendencia.
  • Autósómica recesiva: El alelo normal («sano») domina sobre el mutado y ambos progenitores son portadores de la mutación los hijos tendrán un 50% de posibilidades de ser portadores también y un 25% de padecer la enfermedad.
  • Herencia ligada al cromosoma X: Se refiere a las afecciones genéticas asociadas al cromosoma X. Recuerda que los hombres sólo tienen un cromosoma X mientras que las mujeres tienen dos. Es por eso que la presencia de una mutación en un cromosoma X es suficiente para causar la enfermedad. Sin embargo los padres no pueden pasar a sus hijos varones una afección de herencia dominante ligada al cromosoma X, pero las hijas de un padre afectado presentarán la enfermedad si esta es dominante y cabe la posibilidad de que se la pasen a sus hijos e hijas en un futuro.

la herencia genética en el deporte

La herencia genética en el deporte

Por supuesto la herencia genética es un condicionante y puede ser determinante en ámbitos como el deporte, donde una predisposición favorable a ciertos ejercicios puede marcar la diferencia.

Si tienes curiosidad por saber más sobre tu herencia genética y cómo ésta puede condicionarte o potenciar tus capacidades, los test genéticos de CrossDNA son tu solución. Con una simple muestra de saliva analizan tu ADN y te permiten conocer de dónde vienen tus raíces antropológicas. Así puedes identificar los deportes en los que tradicionalmente han triunfado los deportistas con tus mismas características genéticas, y valorar si son deportes en los que te puede interesar especializarte. 

Para hacerlo, comparamos tu mapa genético con una amplísima base de datos de ADN con marcadores de infinidad de lugares de todo el mundo. 

Este test se realiza sobre tu ADN autosómico. Es aquel que nos proporciona la información genealógica del gameto masculino y femenino, heredado a su vez de anteriores generaciones, remontándonos a cientos e incluso miles de años. 

Pero, ¿Cuánto me define la genética?

La herencia genética es la base de quiénes somos, pero no es lo que somos. No somos exactamente igual que nuestros padres y nuestros padres no son iguales que nuestros abuelos. La magia de la genética es que establece unas bases sobre las que trabajaremos a lo largo de nuestra vida.

Hay expertos que afirman que la herencia genética puede influir hasta en un 60% en la personalidad. Pero por supuesto, hay otros muchos factores que influyen en cómo somos, como el entorno, las personas de las que nos rodeamos, la educación, el ambiente, el estilo de vida…

En definitiva, es cierto que la carga genética condiciona los rasgos físicos heredados y el comportamiento genético. Pero la influencia de nuestro alrededor juega un papel fundamental en la construcción de nuestra personalidad y nuestras capacidades.

TAGS:
0
    0
    Carrito
    Carrito vacíoVolver a la tienda